Ramón Marquina

Ramón Marquina

Barcelona
Sahara, Abril 2017
"¡Simplemente ... espectacular!"

Gracias a Todos y a TODO… por  poder hacer posible esta Gran experiencia… que a mí, personalmente, me ha cambiado tanto… y me ha hecho dar un gran paso adelante… para caminar mucho mejor por la vida…

Ramón Marquina

Simplemente… ESPECTACULAR… todo… desde el encuentro en la terminal 2 del aeropuerto de Barcelona… hasta ahora… que todavía, en cierto modo, me considero con toda la Caravana…. el grupo, Óscar, las mochilas, los bereberes, los camellos, la arena, las piedras, el calor, los miedos, las sorpresas constantes, la manta de estrellas, el “whisky” del desierto, los fuegos de noche, las risas, las complicidades, los llantos, las ruedas mágicas…, los campamentos, la Jaimas, “el ángel del desierto”, Zagora, la arena, las dunas, los comidas, las naranjas, los dátiles, la ducha salvaje…

Gracias a Todos y a TODO… por  poder hacer posible esta Gran experiencia… que a mí, personalmente, me ha cambiado tanto… y me ha hecho dar un gran paso adelante… para caminar mucho mejor por la vida… 

Gracias… Sí… y Por favor… Siempre! 

Olga Sahún

Olga Sahún

Barcelona
Sahara, Noviembre 2015
"Poco a poco que todavía estoy en la duna..."

Fantástico reset cerebral, sin contaminación de información…
Cuando volvimos, me costo coger el ritmo loco del día día, mi frase era, poco a poco que todavía estoy en la duna… y ahora en momentos de stres… me refugio en ella.

Fabian Ostiz

Fabian Ostiz

Barcelona
Sahara, 2009 y 2013
"Es una gran experiencia de soledad y compañía"

Gracias al desierto. Es una experiencia inolvidable y diferente cada vez que vas, el desierto te acoge, te desnuda hasta adentro, el tiempo se estira de una forma increíble, se vive cada segundo y te deja huella siempre.

Fabian Ostiz

La primera vez que estuve, fue casual, se me estropearon otros planes y en el último momento me apunté porque no tenía mejores planes. Yo, que soy alérgico al sol y que no me pueden encontrar en la playa más de media hora, he descubierto que el desierto es mi lugar.

Desde mis dos viajes al desierto solo me resuenan palabras de agradecimiento.

Gracias a los amigos tuaregs, que además de cuidarnos, es difícil encontrar sitio que se coma mejor, nos enseñan con su forma de vida a vivir un poco mejor la nuestra.

Gracias a Simon y Maite en la primera caravana y a Óscar, por su gran generosidad y compartir sus experiencias de vida, mi más profundo  agradecimiento.

Gracias a todos los compañeros frikis de viaje (entiendo la palabra friki como alguien diferente, a mí me interesan mucho más) desde el primer día éramos un grupo, ha sido de gran enriquecimiento para mí, todavía mantenemos lazos fuertes.

Y lo más importante, gracias al desierto, es una experiencia inolvidable y diferente cada vez que vas, el desierto te acoge, te desnuda hasta adentro, el tiempo se estira de una forma increíble, se vive cada segundo y te deja huella siempre. Es una gran experiencia de soledad y compañía.

No es exagerado, en mi caso, hay un antes y un después de ir allí.

Sònia Burgell

Sònia Burgell

Sant Quirze del Vallès (Barcelona)
Sahara, Noviembre 2013
"Una experiència inoblidable"

Una  experiència inoblidable on entres en contacte amb la sabiduria del desert i la seva gent a la vegada que tens estones per compartir molts bons moments en grup i de connectar amb tu mateix.

Mariona Ventura

Mariona Ventura

Granollers
Sahara, Noviembre 2015
"El agua purifica el cuerpo y el desierto purifica el alma"

La experiencia de estar durante unos días sin estímulos externos y la facilidad en que los sentidos de repente solo saben mirar hacia dentro es espectacular. Durante los dias en el desierto disfrutas del silencio que hay en él.

Mariona Ventura

Ésta fue la primera frase que escuchamos después de pasar una semana inmersos en el desierto y la que simplifica lo que viví allí. La experiencia de estar durante unos días sin estímulos externos y la facilidad en que los sentidos de repente solo saben mirar hacia dentro es espectacular. Durante los dias en el desierto disfrutas del silencio que hay en él. El oído se acostumbra y disfruta del silencio primero externo y poco a poco también interno. La vista se aclimata a los azules del cielo y beige/marrón de las dunas. El gusto igual, los sabores del desierto y la caravana sólo se pueden experimentar allí. Todos los sentidos y estímulos pasan a ser secundarios.

Gracias a la magia del desierto descubres partes de ti que estaban en la otra parte de la duna y que desde allí puedes visualizar y reconocerlas.

Definitivamente la experiencia en el desierto, vivir durante unos días en él, caminar, dormir y disfrutar de cada momento ha sido la mejor experiencia que he tenido en mi vida!

100% recomendable a TODO el mundo!
A must do!!

Maria José

Maria José

Barcelona
Sahara, Fin de Año 2016
"Gracias al desierto por lo que ha dejado en mí"

Primero sentí que formaba parte de la naturaleza, luego me sentí parte del grupo y poco a poco me sentí a mí misma.

Maria José

…La calma de su silencio, la luz y calor de su sol, el azul de su cielo de día y su techo de estrellas en la fría noche…
Gracias a Òscar por guiarme, gracias a los bereberes por cuidarme y a tod@s l@s caravaner@s por acogerme….
Primero sentí que formaba parte de la naturaleza, luego me sentí parte del grupo y poco a poco me sentí a mí misma.

El desierto, una vez que lo has vivido, se queda contigo.
Insh’ Allha!!!!!!

Susana Jiménez

Susana Jiménez

Terrassa (Barcelona)
Sahara, Abril 2017
"El primer dia de mi nueva vida"

Escribo estas palabras a solo unos pocos días de haber vuelto de la caravana, y aunque ya estoy de nuevo sumergida en el día a día de mi vida, siento que algo muy profundo de mi ser se ha quedado alli, y algo muy grande me acompaña, se ha venido conmigo, y siento la grandeza de la magia del Desierto y de las personas que han formado parte de este viaje, simplemente únicas.

Susana Jiménez

Escribo estas palabras a solo unos pocos días de haber vuelto de la caravana, y aunque ya estoy de nuevo sumergida en el día a día de mi vida, siento que algo muy profundo de mi ser se ha quedado alli, y algo muy grande me acompaña, se ha venido conmigo, y siento la grandeza de la magia del Desierto y de las personas que han formado parte de este viaje, simplemente únicas.
Compartir tantos momentos con mis compañeros de viaje, los bereberes, Ahmit y Óscar, han hecho de esta experiencia algo único, difícil de expresar, pero fácil de sentir…

Gracias a todos, no tengo palabras para agradeceros todo lo que he sentido, vivido y experimentado con cada uno de vosotros, me llevo conmigo un caravan de alegría por haberos conocido en este inolvidable viaje.

Aquella noche tumbada en lo alto de la Duna, sentí que me fundía entre la tierra y el cielo, entre la arena y las estrellas.
Y al amanecer tuve la certeza de que empezaba el primer día de una nueva vida, empezaba a caminar con un paso más firme.

Gracías a Ahmit por ser.
Gracias compañeros por estar.
Gracias a Óscar por ser, estar y crear la magia que nos envolvió todos entre la fina y cálida arena del desierto, la inmensidad de las dunas, el despertar entre risas, el abrazo del atardecer y la cuna del anochecer.

Insh halla!!!
Hasta siempre!

Núria Nia

Núria Nia

Cineasta, Badalona
Sahara, Octubre 2016
"Para que sea desierto hay que andarlo"

Para mí este tipo de propuesta de viaje fue el catalizador para poder disfrutar del desierto intensamente. Otro tipo de viaje al desierto no hubiera sido tanto enriquecedor, pero esta fòrmula de caravana a pie y en camello, similar a las caravanas tradicionales que recorrían el Sáhara hasta Tombuctú, hace magia con el espíritu.

Núria Nia

Para mí este tipo de propuesta de viaje fue el catalizador para poder disfrutar del desierto intensamente. Otro tipo de viaje al desierto no hubiera sido tanto enriquecedor, pero esta fòrmula de caravana a pie y en camello, similar a las caravanas tradicionales que recorrían el Sáhara hasta Tombuctú, hace magia con el espíritu. Cómo tantos otros antes lo habían hecho, en mi viaje al desierto encontré varias paradojas de la experiencia. Curiosamente la sensación de nada, de aquella “Nada absoluta” de los grandes espacios con dunas continuas hace que desde dentro aparezca tu “todo”: cuando te vacías al desierto empiezan a salir todas aquellas cosas reales que llevas dentro; deseos, placeres, objetivos, ilusiones y todo tipos de revelaciones personales aclaratorias. Recuerdo que cuando volví del desierto decía a todo el mundo que tendría que estar prescrito médicamente de forma obligatoria ir una vez por año.

La segunda paradoja pasa por aquella sensación de estar perdido que puedes tener en algunos momentos. Cuando vas adentrandote en el desierto y vas perdiendo de vista las montañas que lo rodean, parece que entres en un nuevo mundo lejano. Curiosamente esta lejanía de todo, aquel tipo de pérdida de toda referencia espacial posible, conjuntamente con la pérdida de referencia horaria, te hace encontrarte a ti mismo. El desierto tiene la virtud de alejarte de todo y acercarte a ti mismo, a las cosas más básicas, más sencillas y necesarias; precisamente estas que el día a día a menudo va tiñiendo otras cosas.

Mi tercera paradoja fue concebir pararlo todo en el movimiento. Andar. Como Thoreau, como Verdaguer, como Gordo, Rosseau, Proust… experimentamos la belleza de observar como, del gesto del andar, afloran las ideas más interesantes o los mejores pensamientos. En mi caso, pensamientos sanadores sorpresivos, pues yo quería focalizar mi viaje en una decisión laboral importante pero el desierto me confrontó rápidamente con los pensamientos que tenían que aflorar para estar bien: un luto reciente de un familiar cercano que no había digerido todavía. El desierto te trae dulcemente sobre las cosas que realmente son importantes, y el movimiento de andar día a día va peinando estos pequeños hilos de nuestra vida; hasta que todo se para. Los últimos días del desierto son el puro placer de la observación de una calma interna que hace espejo con la calma externa del desierto.

Por todas estas paradojas, creo que el desierto requiere andarlo como condición para que exista. Sino no es desierto: puede ser una postal o un espejismo; pero para que sea desierto hay que andarlo.

Jaume Llorach

Jaume Llorach

Barcelona
Sahara, Abril 2015
"Arenilla"

Hoy no tuve que andar dos dunas para ir al servicio, tampoco hice chikung colectivo, y eso si, me rasuré la barba y me duché , largo y plácidamente … pero no lo suficiente para sacarme esta arenilla que me fusionó con el desierto, la misma arenilla de todos vosotros que continúa en mi piel.
Gracias a cada uno de mis compañeros/as de caravana.

Alejandro Ferrer

Alejandro Ferrer

Camallera (Barcelona)
Sahara, Noviembre 2012
"Un punto de inflexión en mi vida"

Fui integrante de la Caravana al desierto en noviembre del 2012 y personalmente fue un punto de inflexión en mi vida. Las constelaciones, el desierto, los bereber, la comida, mis compañeros y la profesionalidad de Oscar Boulé convirtieron el viaje en unos días maravillosos repletos de fructíferas experiencias que marcaron un antes y un después en mi vida.

Julián Rocha

Julián Rocha

Madrid
Sahara, Marzo 2013
"El grupo fué genial"

Recordaré siempre, las llanuras interminables, las dunas caprichosas, los cañones labrados por el agua de cientos de miles de años y, como no, a nuestro guía y los camelleros bereberes, siempre afables y sosegados con una sonrisa permanente en su cara.

Julián Rocha

Tenía muchas ganas de vivir el desierto más allá de una excursión en 4×4 de dos días y una noche en un campamento organizado con jaimeas con aire acondicionado, así que me apunté a la caravana de marzo 2013, con Simón y Óscar. Desde luego, esa semana colmó con mucho mis expectativas. El grupo fué genial, pero sobre todo el enfoque, muy distante de retos deportivos y carreras, el ritmo sosegado, las comidas y cenas naturales, el pan recién hecho, las charlas entre nosotros, las constelaciones por las mañanas, las noches durmiendo en solitario bajo el cielo estrellado, hicieron de aquel viaje una experiencia inolvidable.

Recordaré siempre, las llanuras interminables, las dunas caprichosas, los cañones labrados por el agua de cientos de miles de años y, como no, a nuestro guía y los camelleros bereberes, siempre afables y sosegados con una sonrisa permanente en su cara. La profesionalidad y experiencia de Simón y la colaboración de Óscar fueron fundamentales para que esa caravana fuera diferente, con toda certeza, a cualquier otra similar que hubiera podido elegir. Muchas gracias a ellos por poner a mi alcance aquella experiencia.

Antonio Bueno

Antonio Bueno

Sant Celoni
Sahara, Octubre 2016, Abril 2017, Octubre 2018
"No existe"

El silencio no existe. Es el viento entre los pinos. Susurros de arena. El petirrojo en la rama. Las pisadas de tus pies. El azul allá arriba.

Antonio Bueno

El silencio no existe.
Es el viento entre los pinos.
Susurros de arena.
El petirrojo en la rama
las pisadas de tus pies.
El azul allá arriba.

El silencio es
cuando callas
y puedes oír
todo lo demás.

El bosque.
La soledad más amada
las viejas lágrimas sin importancia.
Aquellos que
sin estar aquí
tanto amas.
Lo que fue lo que vendrá
todo lo que respira ahora.

El silencio es
cuando callas
y puedes oír
todo lo demás.

Laia Segarra

Laia Segarra

Sabadell (Barcelona)
Sahara, Abril 2017
"Nua"

Començo pel record d’espai i la vista que s’allarga. Gairebé la respiració s’atura per la inmensitat d’espai per mirar.

Laia Segarra

Ara sento un abisme: explicar l’experiència. També certa enyorança, però la busco i intento posar-hi paraules.

Començo pel record d’espai i la vista que s’allarga. Gairebé la respiració s’atura per la inmensitat d’espai per mirar.

Em fixo en els límits del temps que es desfan a mesura que avancen els peus en caminar.

Observo que em molesto si algú intenta enmotllar-me dins seu de nou. Anhelo i admiro aquesta llibertat que visc sense les hores i minuts. Únicament la llum i el seu moviment, únicament els passos que em traslladen a un altre context.

Observo que em pregunto pel sentit de caminar. On em duu? A vegades, em qüestiono el perquè del moviment, si la calma reposa,  m’acull en sienci i en ella puc descansar.  Si ja he arribat, per què he de marxar a cada pas?

Admiro la valentia i humiltat dels companys i la meva pròpia, honro les nostres veritats, tant les lluminoses com les ocultes. Cada dia comencem de nou, i recordo emoció veient la caravana iniciant el camí, una i altra vegada, com ahir, i com demà. Junts. Tots. Iguals i diferents.  Els d’aquí i els d’allà.

Des d’aquesta mirada lenta a les petites coses, veig els detalls que fan la vida tant VIVA.

Ara ploro per por a recordar més. Queda tant lluny i tant a dins meu, que em fa por fer mal a la  tendresa del silenci pur.

La ment clara i subtil acompanya els passos cap al no-res.

I què dir de les nits? La bellesa captiva i enamora, sagrada i present. Misteriosa.

I aquí, el meu gra de sorra.

Gràcies.

Contacta con nosotros

España
México
Òscar Boule
Eduardo Almada
+34 639 757 845

+52 662 208 10 80

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Nuestros colaboradores
1-logo-OscarBoule
2-logo-eduardoAlmada
3-logo-wemind
logo-Tikum
logo-espaiPerTu
logo-kareba
logo-rutesPirieneus
logo-villaSerena
Copyright  2018 ©

Usamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, al continuar utilizando esta web estás aceptando la instalación y su uso.