Testimonios del viaje

Raquel Fuentesal

Raquel Fuentesal

Sáhara, marzo 2022

“Me acercaste a mí, arena querida.”

Y a ti, que quizás te lo planteas, que quizás has pensado en viajar al desierto, te digo:

Él te invita a volar contigo, a ser el que sientas. Le caerás bien. Él no diferencia. Te regala el espacio que tú pretendas. Gratis. Sin metas. Sin tiempo. Sin aseo, también, ni vendas. No cargues mucho tu mochila, suelta. Allí, desierto, no te pide nada, sólo que mires y veas. Seas. Hazlo, no temas, ve y vuela. Suelta las riendas y la magia está dispuesta.

Anna Casanova

Anna Casanova

Sáhara, octubre 2021

“Florecer en el desierto”

Después de un mes aterrizada de este viaje tan intenso, hoy he necesitado volver al desierto. He mirado todos los recuerdos, sin prisa, como el desierto inspira a tomarte la vida y me he visto con fuerzas para coger mis preferidos, aunque en mi corazón hay muchísimos más. Quizá ha sido el mejor viaje de mi vida, sin hacer nada, sin dosis extra de adrenalina, sin poder explicar mucho hacia fuera, pero con un aprendizaje que me ha dejado una buena resaca emocional (después de un mes, todavía, sí). Viajar cultivando el alma, es la forma en la que siento el viaje, a donde sea, pero volviendo con la mochila tan revuelta como una misma por dentro. Y "Caravana hacia el interior" te invita a hacerlo tan sólo dejándote llevar, y en buenas manos. Me llevo una gran lección, ahora entiendo qué significa para mí el “necesito desierto” y sé dármelo aquí mismo. Y aunque todavía no sé cómo hacer que crezca la flor que floreció en el desierto, de momento la cuidaré con todo el amor del mundo. Mil gracias a mis caravaneros, cada uno de vosotros fuisteis gran parte de mi aprendizaje. Gracias por tanto. Inshallah.

Servando Ricis

Servando Ricis

Sáhara, octubre 2021

“No buscaba nada y me encontré"

Fui a la caravana sin buscar nada. Solo quería ver el desierto y disfrutar contemplando las estrellas. Me reencontré con Òscar Boule y me regaló su tranquilidad, su sencillez y el amor, con los que él y su equipo guían al grupo. Me encontré con los bereberes, que me enseñaron el trabajo humilde y que lo sencillo es maravilloso. Me encontré con compañeros/as, cada uno con su historia, abiertos a vivir la experiencia y sintiéndome en todo momento acompañado con mucho cariño y respeto. El desierto me enseñó a caminar poco a poco, a disfrutar subiendo las dunas y a dejarme caer en ellas. La noche en el desierto me regaló el silencio y la grandiosidad de las estrellas. Descubrí lo pequeño que soy y lo grande que puedo ser.¡Gracias Óscar!

Ana Cuesta

Ana Cuesta

Sáhara, abril 2018

“Ya sabía que este viaje me marcaría, pero no podía imaginar su intensidad.”

El desierto es nada y es todo, es soledad y es compañía, es tristeza y alegría. Parece ser que ya empiezo a digerir lo que he vivido allí. Me he conocido más, me he dejado conocer, he cuidado y me he dejado cuidar, he abrazado y me han abrazado, he llorado y he reído, me he sentido morir y renacer. Agradecida eternamente a mi tribu del desierto, a los nuevos amigos y a Òscar Boule por su atención, presencia y respeto como guía del grupo.

David Saldoni

David Saldoni

Sáhara, octubre 2019

“Una experiencia para reencontrarme.”

Puedes ir con pocas o muchas expectativas, pero el desierto y tú lo hacéis cambiar todo. Rencuentro con la sencillez, con nada y con todo, contigo mismo. Sufría por dormir en el suelo, por el baño o por la ducha. Al final, todo esto fueron anécdotas que contar. Enfrentarte a tus pequeños o grandes miedos. Hablar, conocer y, sobre todo, valorar lo que tienes alrededor. Una experiencia de las que dejan huella. Repetiré, por el desierto, por la gente, por mí.

Miquel Alcañiz

Miquel Alcañiz

Sáhara, marzo 2022

“Agua buena para el corazón.”

Me es difícil transmitir a quien me lo pregunta toda la intensidad vivida en las dunas, en el terreno pedregoso, en las noches llenas de estrellas vívidas. Es un viaje mucho más lleno de emociones que de situaciones o de anécdotas.
Caminar cada día, la arena omnipresente en todo, los compañeros de viaje, la hospitalidad de los amazics, y la claridad que Oscar te aporta. Vivencias de cada uno que llegan a golpear drásticamente en tu interior, y que provocan que conectes con tu esencia y con el universo.

"Lo que hace bello al desierto es que en medio de él puedes encontrar un pozo. Y ese agua es buena para el corazón."(Après St.Exupéry)

Mariona Ventura

Mariona Ventura

Sáhara, noviembre 2015

“La mejor experiencia que he tenido en mi vida.”

El agua purifica el cuerpo y el desierto purifica el alma. Ésta fue la primera frase que escuchamos después de pasar una semana inmersos en el desierto y la que simplifica lo que viví allí. La experiencia de estar durante unos días sin estímulos externos, y la facilidad en que los sentidos, de repente, solo saben mirar hacia adentro es espectacular. Durante los días en el desierto disfrutas del silencio que hay en él. Gracias a la magia del desierto descubres partes de ti que estaban en la otra parte de la duna y que desde allí puedes visualizar y reconocerlas. La mejor experiencia que he tenido en mi vida.100% recomendable a todo el mundo.

Ramón Marquina

Ramón Marquina

Sáhara, abril 2017

“Una experiencia para caminar mucho mejor por la vida”

Simplemente espectacular. Gracias a todos y a todo por hacer posible esta gran experiencia que me ha hecho dar un gran paso hacia adelante, para caminar mucho mejor por la vida. Todavía, en cierto modo, me considero con toda la caravana: el grupo, Òscar, los bereberes, los camellos, la arena, las piedras, el calor, los miedos, las sorpresas constantes, la manta de estrellas, el “whisky” del desierto, los fuegos de noche, las risas, las complicidades, los llantos, las ruedas mágicas, los campamentos, las comidas...

Montse Rubio

Montse Rubio

Sáhara, abril 2017

“Del desierto me llevo el silencio. Mi silencio.”

Ha sido un viaje de desconexión del exterior para conectar con lo más importante: mi interior y lo que realmente es importante y vale la pena. El desierto me ha permitido conectar con lo esencial, aquello que es invisible a los ojos y me vuelvo a casa enamorada. Enamorada de la vida y del desierto del sur de Marruecos. De su majestuosidad y su espiritualidad. Gracias, Òscar, por permitir a las personas que arriesgamos, vivir una experiencia única e inolvidable. El desierto me acompañará siempre donde quiera que vaya.

Raquel Riu

Raquel Riu

Sáhara, abril 2017

“Pensé que la experiencia sería grande, pero fue inmensa.”

Llegué al desierto con miedos, preocupaciones, tristezas, ansiedades, y no sé cómo, porque no lo sé, él tuvo el poder de desmontarlo todo. El desierto apareció en mí, en el momento exacto, en ese instante en que al oírlo todo tu ser reacciona y sabes que ya no hay otra opción.

Logo Caravana hacia el interior

Desierto, silencio, encuentro.

CONTACTO
+34 639 757 845
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Copyright  2020 ©