Isabel Lafuente

Isabel Lafuente

Barcelona
Sahara, Octubre 2018
"Un regalo para tu vida y para tu alma"

ARRIBA,De día el cielo azul, radiante y puro. De noche la galaxia infinita con sus miles de estrellas brillando en todo su esplendor. ABAJO, Un océano de dunas, divinas y cautivadoras, Naturaleza en estado puro sin huella del hombre, paisajes embelesadores. Amanecer, anochecer… Silencio… Silencio… Silencio…

 

Isabel Lafuente

ARRIBA,De día el cielo azul, radiante y puro. De noche la galaxia infinita con sus miles de estrellas brillando en todo su esplendor. ABAJO, Un océano de dunas, divinas y cautivadoras, Naturaleza en estado puro sin huella del hombre, paisajes embelesadores. Amanecer, anochecer… Silencio… Silencio… Silencio…

EN MEDIO,mis compañeros y yo, Òscar y los guías bereberes que nos han cuidado maravillosamente, los dromedarios, y todo lo que necesitamos para una semana inolvidable. Diversión, charlas, excursiones, risas, sorpresas, compañerismo, comida exquisita, hogueras, té bereber, complicidad bajo la sombra de la jaima, pan recién horneado… cada día un universo de sensaciones en forma de regalos continuos. POR DENTRO, sin duda lo mejor! Inexplicable! Una aventura emocional sin igual. Un regalo para tu vida y para tu alma.

Zabdiel Armenta

Zabdiel Armenta

Pinacate, Marzo 2018
"Una experiencia digna de repetirla cuantas veces se pueda"

Mi caravana al desierto de altar, ¡un viaje hacia a la introspección!
Un détox para el alma y el cuerpo ¡LITERAL! ¿Por qué lo digo?
Es una limpia única, libere mi mente del ambiente diario de la ciudad, del estrés, de ese ritmo tan rápido que regularmente he llevado desde hace mas de 10 años.

Zabdiel Armenta

Mi caravana al desierto de altar, ¡un viaje hacia a la introspección!

Un détox para el alma y el cuerpo ¡LITERAL! ¿Por qué lo digo?

Es una limpia única, libere mi mente del ambiente diario de la ciudad, del estrés, de ese ritmo tan rápido que regularmente he llevado desde hace mas de 10 años.

Me di el tiempo de conectar con la naturaleza, con mis compañeros de caravana, pero sobre todo y lo mas importante ¡conmigo mismo!

Es una cosa excepcional ver como en la ciudad me encerraba en una burbuja de necesidades y cuestiones tan sencillas que yo mismo complicaba, y en ese viaje 7 días sin baño, sin comodidades a las que estoy acostumbrado como una simple cama o hasta lo mas común que te puedas imaginar, no teníamos básicamente nada, pero a la vez no nos hizo falta nada de la ciudad. En lo personal yo pude conectar con la sencillez de muchas cosas para poder llevar una vida mas fácil en la cotidiana ciudad.

Fue un largo y muy cansado viaje, pero era mágico el como sin condición previa emprendí el viaje a la montaña sagrada, 3 cerros que me llevaron mas de 10 horas subir y bajar, ¡pero que viaje! Fui el ultimo en subir, pero esa sensación de ver a todos mis compañeros ahí esperándome con los brazos abiertos para decirme que estaban gustosos de verme ahí es algo inexplicable, es cuando me doy cuenta que no sirve de nada llegar a la cima sin que tenga a alguien con quien compartir esa alegría.

Regularmente no me permito detenerme y si lo hago me estoy culpando y auto juzgándome, pero aprendí que cada quien tiene su ritmo, y supe que en ocasiones es necesario detenerme para tomar un segundo aire, detenerme para gestionar mi energía, saber que no puedo agotarla solo por que no me doy cuenta que mas adelante necesitare otro esfuerzo mas.

Mi pregunta eterna de la caravana ¿Cómo llevas esta situación a tu vida cotidiana?

Me sorprendía cada que me lo respondía por que me daba cuenta que regularmente lo complicaba mas de lo que realmente era el problema.

¡SI! Hubo momentos en que me frustre, pero al final fue el viaje mas emocionante de mis últimos años de vida… La compañía, las comidas tan naturales y sobre todo en el suelo, me da risa y escalofríos solo de acordarme.

Carla Colunga

Carla Colunga

Hermosillo
Pinacate, Marzo 2018
"El desierto te da lo que te hace falta"

7 días recorriendo en Caravana la Reserva de la biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar. Mucha reflexión, agradecimiento, paz y aprendizaje  🙏🏼 ❤

Ana Cuesta

Ana Cuesta

Sahara, Abril 2018
"El desierto es nada y es todo, es soledad y es compañía, es tristeza y alegría...."

Parece que ya empiezo a digerir el que he vivido al desierto. Me he conocido más, me he dejado conocer, he cuidado y me he dejado cuidar, he abrazado y me han abrazado, he llorado y he reído, me he sentido morir y renacer. El desierto es nada y es todo, es soledad y es compañía, es tristeza y alegría.... Ya sabía que este viaje me marcaría pero no podía imaginar la intensidad ni el grupo tan maravilloso con el que lo he compartido. Agradecida eternamente a mi tribu del desierto, a los nuevos amigos y a Oscar Boule por su atención, presencia y respeto como guía del grupo.

Núria Nia

Núria Nia

Cineasta, Badalona
Sahara, Octubre 2016
"Para que sea desierto hay que andarlo"

Para mí este tipo de propuesta de viaje fue el catalizador para poder disfrutar del desierto intensamente. Otro tipo de viaje al desierto no hubiera sido tanto enriquecedor, pero esta fòrmula de caravana a pie y en camello, similar a las caravanas tradicionales que recorrían el Sáhara hasta Tombuctú, hace magia con el espíritu.

Núria Nia

Para mí este tipo de propuesta de viaje fue el catalizador para poder disfrutar del desierto intensamente. Otro tipo de viaje al desierto no hubiera sido tanto enriquecedor, pero esta fòrmula de caravana a pie y en camello, similar a las caravanas tradicionales que recorrían el Sáhara hasta Tombuctú, hace magia con el espíritu. Cómo tantos otros antes lo habían hecho, en mi viaje al desierto encontré varias paradojas de la experiencia. Curiosamente la sensación de nada, de aquella “Nada absoluta” de los grandes espacios con dunas continuas hace que desde dentro aparezca tu “todo”: cuando te vacías al desierto empiezan a salir todas aquellas cosas reales que llevas dentro; deseos, placeres, objetivos, ilusiones y todo tipos de revelaciones personales aclaratorias. Recuerdo que cuando volví del desierto decía a todo el mundo que tendría que estar prescrito médicamente de forma obligatoria ir una vez por año.

La segunda paradoja pasa por aquella sensación de estar perdido que puedes tener en algunos momentos. Cuando vas adentrandote en el desierto y vas perdiendo de vista las montañas que lo rodean, parece que entres en un nuevo mundo lejano. Curiosamente esta lejanía de todo, aquel tipo de pérdida de toda referencia espacial posible, conjuntamente con la pérdida de referencia horaria, te hace encontrarte a ti mismo. El desierto tiene la virtud de alejarte de todo y acercarte a ti mismo, a las cosas más básicas, más sencillas y necesarias; precisamente estas que el día a día a menudo va tiñiendo otras cosas.

Mi tercera paradoja fue concebir pararlo todo en el movimiento. Andar. Como Thoreau, como Verdaguer, como Gordo, Rosseau, Proust… experimentamos la belleza de observar como, del gesto del andar, afloran las ideas más interesantes o los mejores pensamientos. En mi caso, pensamientos sanadores sorpresivos, pues yo quería focalizar mi viaje en una decisión laboral importante pero el desierto me confrontó rápidamente con los pensamientos que tenían que aflorar para estar bien: un luto reciente de un familiar cercano que no había digerido todavía. El desierto te trae dulcemente sobre las cosas que realmente son importantes, y el movimiento de andar día a día va peinando estos pequeños hilos de nuestra vida; hasta que todo se para. Los últimos días del desierto son el puro placer de la observación de una calma interna que hace espejo con la calma externa del desierto.

Por todas estas paradojas, creo que el desierto requiere andarlo como condición para que exista. Sino no es desierto: puede ser una postal o un espejismo; pero para que sea desierto hay que andarlo.

Luís Ostiz

Luís Ostiz

Barcelona
Sahara, Noviembre 2015
"Los colores del sol en las dunas"

He sido integrante en la caravana de noviembre 2015. Ha sido una experiencia inolvidable. Gracias a el equipo bereber, a Omar, a todos los miembros de mi caravana y especialmente a Mariona y Oscar. Volví encantado y unos 2 meses después sigo encantado. La arena, los colores del sol en las dunas, dormir viendo las estrellas, subir las dunas, convivir sin mirar reloj. Ha sido una gran experiencia completamente recomendable.

Jaume Llorach

Jaume Llorach

Barcelona
Sahara, Abril 2015
"Arenilla"

Hoy no tuve que andar dos dunas para ir al servicio, tampoco hice chikung colectivo, y eso si, me rasuré la barba y me duché , largo y plácidamente … pero no lo suficiente para sacarme esta arenilla que me fusionó con el desierto, la misma arenilla de todos vosotros que continúa en mi piel.
Gracias a cada uno de mis compañeros/as de caravana.

Joan Corbera

Joan Corbera

Sant Celoni (Barcelona)
Sahara, Octubre 2018
"Se me abre la mente y el espíritu"

No me cansarí de ir al desierto. Se me abre la mente y el espíritu. El silencio, la arena al contacto con los pies. El trato de los bereberes, los camellos y el dormir mirando al cielo estrellado.El compañerismo entre los miembros del grupo. Son recuerdos imborrables...

 

Lorena de La Calle

Lorena de La Calle

Rosario, Argentina
Pinacate, Marzo 2018
"En mi experiencia fue una perfecta alquimia entre lo real y lo símbolico!"

Pude ir experimentando un profundo y sublime registro de paz interior que hoy es un anclaje que sigue operando en mi vida cotidiana. Un aprendizaje que me permitió sumar día a día nuevas experiencias e interpretaciones de ellas, desde una profunda conexión conmigo misma, con el grupo y con la naturaleza! Todo ello acompañada y sostenida con compromiso, amor y ética, por un gran equipo gestionado por Eduardo Almada.

Alba Soots

Alba Soots

Hermosillo
Pinacate, Marzo 2018
"Los brincos cuánticos existen, sólo hay que provocarlos"

El momento llego y me vi cara a cara con mi desierto, ni el frío ni el cansancio mermaron el espíritu dispuesto a habitarse, a reconocerse, profundos silencios precedieron grandes lecciones.

Ramón Marquina

Ramón Marquina

Barcelona
Sahara, Abril 2017
"¡Simplemente ... espectacular!"

Gracias a Todos y a TODO… por  poder hacer posible esta Gran experiencia… que a mí, personalmente, me ha cambiado tanto… y me ha hecho dar un gran paso adelante… para caminar mucho mejor por la vida…

Ramón Marquina

Simplemente… ESPECTACULAR… todo… desde el encuentro en la terminal 2 del aeropuerto de Barcelona… hasta ahora… que todavía, en cierto modo, me considero con toda la Caravana…. el grupo, Óscar, las mochilas, los bereberes, los camellos, la arena, las piedras, el calor, los miedos, las sorpresas constantes, la manta de estrellas, el “whisky” del desierto, los fuegos de noche, las risas, las complicidades, los llantos, las ruedas mágicas…, los campamentos, la Jaimas, “el ángel del desierto”, Zagora, la arena, las dunas, los comidas, las naranjas, los dátiles, la ducha salvaje…

Gracias a Todos y a TODO… por  poder hacer posible esta Gran experiencia… que a mí, personalmente, me ha cambiado tanto… y me ha hecho dar un gran paso adelante… para caminar mucho mejor por la vida… 

Gracias… Sí… y Por favor… Siempre! 

Olga Sahún

Olga Sahún

Barcelona
Sahara, Noviembre 2015
"Poco a poco que todavía estoy en la duna..."

Fantástico reset cerebral, sin contaminación de información…
Cuando volvimos, me costo coger el ritmo loco del día día, mi frase era, poco a poco que todavía estoy en la duna… y ahora en momentos de stres… me refugio en ella.

Silvia Ruíz

Silvia Ruíz

Barcelona
Sahara, Abril 2015
"Travesía por el desierto"

El desierto me dio lo que ningún otro lugar me había dado hasta el momento. Allí dejé muchas cosas, pero me llevé muchas otras más. La arena del desierto sigue conmigo también al llegar aquí.

Silvia Ruíz

Por causalidades de la vida, sin buscarlo, llegó a mí la oportunidad de pasar una semana en el desierto. Me acuerdo que, cuando acudí a una pequeña “charla” sobre la caravana, únicamente para saciar mi curiosidad, lo que simplemente era curiosidad se iba transformando en ilusión.

Oscar explicó muy poquito… una travesía por el desierto durante cinco días, caminando o en camello, acompañados por una familia de bereberes, la posibilidad de dormir bajos las estrellas y la idea era simplemente no hacer nada…. sentir el efecto desierto! Poquitas palabras y algunas fotos, suficiente para ver como la expresión de su cara cambiaba al explicar sus experiencias y dentro de mi surgía un sentimiento….. Yo quiero vivir eso! Yo quiero sentir lo que Oscar describía como…. efecto desierto!

Así que, metafóricamente hablando, unas semanas después extendí mi brazo a Mònica, también guía en el desierto y persona que me unió a él, y cogí su mano en busca de una nueva experiencia para mí.

Recuerdo mis sensaciones días antes de partir…. quería sentir el desierto, el silencio, la tranquilidad, el parar del día a día, sin prisas, dejarme llevar, dejarme cuidar….y aunque tenía el presentimiento de que iba a ser una gran experiencia, nunca imaginé lo que realmente me esperaba.

La primera toma de contacto de esta gran aventura fue conocer a mis compañeros de travesía el mismo día antes de partir. Casualmente nos juntamos seis generaciones, un amplio grupo aparentemente muy diferentes, pero íbamos a descubrir que, quizás, tendríamos algunas o muchas cosas en común. Y a partir de aquel momento, en el que ya estábamos todos juntos fue cuando empezó nuestro viaje al desierto. Sorpresa tras sorpresa, experiencia tras experiencia iban a suceder sin esperarlas, sin darnos cuenta……

Atravesamos el ATLAS…. más de 2.000 metros de altura, con paisajes de grandes contrastes y a medida que avanzábamos, iba sintiendo que algo dejaba atrás. Todavía no lo sabía pero, durante los próximos días mi mundo, mi día a día iba a dejar de existir…algo que para mi era imposible sucedió, me olvidé de todo!

La primera noche ya quise experimentar dormir fuera de las jaimas, aunque todavía muy cerquita de ellas….. pero poco pude dormir. La noche iba avanzando, estirada dentro de mi saco, con la mirada constantemente al cielo, observaba como la luna iba dando la vuelta, de izquierda a derecha, diciéndome que aquella ilusión se había hecho realidad. Fueron muchos los pensamientos aquella noche….. hasta que finalmente me dormí.

Cada noche buscaba un nuevo lugar, más cerca o más lejos en función del día…. sintiéndome cada vez más a gusto en la inmensidad del desierto y pensando, justo antes de dormir…. qué rápido ha pasado el día “sin hacer nada”. Esta era una de mis inquietudes antes de partir ¿cómo iba a transcurrir el día “sin hacer nada”? ¿me iba a sentir a gusto? las horas, los días…. ¿se iban hacer largos?…. todo lo contrario! Cada día me sentía mejor!

El amanecer era tranquilo, relajado. Poco a poco nos íbamos despertando antes de que saliera el sol por completo. Sin prisas, sin toque de diana…. los ejercicios de chikung me ayudaban a despertar antes del desayuno que nos preparaban nuestros amigos bereberes.

Antes de partir cada mañana, teníamos nuestro momento juntos…. momento de compartir sentimientos, emociones, sensaciones…. Una oportunidad, de forma voluntaria, de expresar, de escuchar…

Cada día, cada travesía a pie era diferente. Recuerdo ratos en los que caminaba sola conmigo, otros que compartía con algún compañero…. Recuerdo conversaciones con Clara, Mariona, Marta, Cristina, Vicky, Mònica, Oscar, Luis, Pere, Roxana, Enzo, Omar…

La caravana se iba alargando durante el recorrido. Algunos decidíamos caminar, otros subir al camello y simplemente dejarse llevar. Cada uno teníamos nuestro ritmo…. Nos adelantábamos o nos atrasábamos según el día, pero todos nos encontrábamos para estar juntitos y “apiñaditos” bajo una pequeña sombra, descansar y reponer fuerzas para continuar.

Me vienen a la cabeza muchos momentos de risas que compartimos todos juntos. Momento “Caravan” para pasarnos los platos, chistes, conversaciones escatológicas…. tarareo de canciones populares y otras no tanto como “ a sopar a sopar, és l’hora de sopar” o “bona nit angelets” que fueron surgiendo de forma espontánea a lo largo de los días. Habían otros momentos en los que se explicaban anécdotas o historias personales que nos ayudaban a conocernos y acercarnos a aquellas personas que en otras circunstancias no se hubiera dado, no lo hubiéramos hecho quizás pensando que no tendríamos nada en común.

Recuerdo los cánticos y bailes de nuestros amigos bereberes muchas noches. Sus sonrisas y como se mezclaban entre nosotros para enseñarnos sus danzas a ritmo de tambores….. que bailábamos junto a ellos, junto al fuego, mientras acababan de preparar el pan.

Es difícil explicar todas las sensaciones que durante la estancia en el desierto pude experimentar. En primer lugar porque son muchas y podría escribir páginas y páginas sobre ello. Y en segundo lugar porque, aunque las experimenté allí, todavía hoy sigo reflexionando sobre algunas ellas….. transformándolas aquí.

Aprendí de mis compañeros y ahora amigos….., y me llevo un poquito de cada uno de ellos. Sembré, sin pretenderlo previamente y sin darme cuenta, un nuevo camino a seguir, descubriéndolo una vez ya estaba aquí.

El desierto me dio lo que ningún otro lugar me había dado hasta el momento. Allí dejé muchas cosas, pero me llevé muchas otras más. La arena del desierto sigue conmigo también al llegar aquí. Esa arena suave que tanto me gustaba tocar, se mezcló entre todas mis cosas…. quedándose para siempre.

Empezaba mis palabras diciendo que por casualidad el desierto llegó a mí. No sé si existen las casualidades o más bien buscamos, de alguna manera, que se produzcan. Una vez me dijeron…. no es lo mismo si te lo cuentan que vivirlo! FELIZ de haber vivido lo que para mi ha sido una experiencia inolvidable!

Contacta con nosotros

España
México
Òscar Boule
Eduardo Almada
+34 639 757 845

+52 662 208 10 80

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Nuestros colaboradores
1-logo-OscarBoule
2-logo-eduardoAlmada
3-logo-wemind
logo-Tikum
logo-espaiPerTu
logo-kareba
logo-rutesPirieneus
logo-villaSerena
Copyright  2018 ©

Usamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, al continuar utilizando esta web estás aceptando la instalación y su uso.